Las elecciones a Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1996 – 2011) II

CE

Organización Territorial de la Ciudad de Buenos Aires

La Ciudad de Buenos Aires estaba dividida 28 en secciones o circunscripciones electorales. A partir de 2011, se modificó esta organización y se la reemplazó por las 15 comunas. Estas, a su vez, tienen sus respectivas autoridades, dependientes del gobierno de la Ciudad, y también son elegidas por voto popular.

Las elecciones de 2011 – Comuna por Comuna

Según la datos publicados por la Dirección General de Estadística y Censos, Min. del Interior de la Nación y el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Bs. As., en todas las elecciones anteriores, cualquiera fuera su delimitación, el partido y/o alianza que consigue la mayor cantidad de los votos lo hace de manera pareja en todo el territorio.

De esta manera, no se puede destacar una afinidad marcada por un partido determinado en un sector de la ciudad, que no se replique en el resto de las zonas.

Conclusiones

A través del análisis realizado, puedo ver que el electorado porteño es ecléctico y no puede ser fácilmente identificado con un partido político. En relativamente pocos años, ha sido gobernado por radicales, progresistas y fuerzas de centro derecha.

Tampoco puede definirse en términos absolutos en su comparación al Gobierno Nacional, aunque tiene una tendencia a la oposición. Un año después de la reelección de Carlos Menem en 1995, la Ciudad eligió al antagonismo más fuerte en ese momento, la Unión Cívica Radical, encabezada por de la Rúa. De la misma manera, los años de Kirchnerismo a nivel nacional han sido acompañados casi en paralelo por el PRO en la Ciudad.

Sin embargo, Buenos Aires también ha sido “oficialista”. Después de la victoria de la Alianza en 1999, la candidatura de Aníbal Ibarra para la jefatura de Gobierno llevó ese mismo nombre en la boleta.

La necesidad de realizar segundas vueltas para definir a los Jefes de Gobierno parece ser un rasgo característico de la Ciudad. Sin embargo esto se debe más a la atomización de los votos que a la presencia de fuerzas políticas consolidadas y poderosas que se vuelven a enfrentar en cada comicio.

Por último, las muchas diferencias que existen entre las zonas de la ciudad, ya sean estas clasificadas como circunscripciones electorales o comunas, no se reflejan directamente en el voto de distintas fuerzas políticas. A lo largo de los años, quienes se convirtieron en Jefe de Gobierno consiguieron la mayor cantidad de votos en todas las secciones.

Este análisis de las elecciones pasadas permite reforzar la visión de muchos encuestadores que anuncian un posible ballotage después de los próximos comicios del 5 de julio.

Sin embargo, este año también trajo una nueva instancia que lo diferencia de los anteriores: las primarias. Los candidatos a Jefe de Gobierno ya se enfrentaron el pasado 26 de abril y producto de esto se redujeron las fórmulas que se pueden presentar en las elecciones generales.

Quedará definir, entonces, si esta nueva metodología permite reducir la atomización del electorado y así concentrar más del 50% de los votos en una misma fuerza.
Este post fue creado en enero de 2015. Esta es la primera parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *